Menton, la Ciudad más Soleada de la Riviera Francesa

Menton está tan cerca de Mónaco que solía ser parte de ese país. La visita en tren tarda menos de 20 minutos con salidas cada 15 minutos. Los boletos comienzan en 2,30 € si se compran con anticipación. Hay dos carreteras que se pueden tomar de Mónaco a Menton. Mi amiga, Yanis, alquiló un coche para hacer un viaje de un día a Menton y Sainte-Agnes. En el camino, tomamos la carretera costera D6007 que ofrece hermosas vistas y en el camino de regreso tomamos la autopista A8. Conducir toma entre 25 y 30 minutos dependiendo del tráfico.

También es bastante fácil llegar a Menton desde Niza, ya que está a solo 28 kilómetros de esta ciudad siendo conectada por tren y autobús. Solo fuimos por el día, pero definitivamente regresaré y quizás pasaré una o dos noches en un hotel en Menton.

Booking.com

Historia de Menton

Durante siglos, Menton fue la ciudad fronteriza entre Provenza y Génova. Pero su historia se remonta más atrás ya que la zona está habitada desde el Paleolítico. El “Hombre Grimaldi” (dos esqueletos que datan de hace 22.000-26.000 años) se encontraron por primera vez aquí.

Durante la época romana sirvió como paso entre Piacenza y Arles. Pero no fue hasta el siglo XI, cuando el conde de Ventimiglia construyó un castillo en la colina de Pepin, que hubo un asentamiento real. En el siglo XIII, la zona pasó a ser gobernada por la familia Vento de Génova y se incorporó a la República de Génova.

El nombre de Menton fue mencionado por primera vez el 21 de julio de 1262 en un tratado de paz entre Carlos de Anjou (Conde de Provenza) y Génova. Fue entonces cuando se convirtió en una ciudad fronteriza oficial con Mónaco en su límite occidental. En 1346, fue adquirido por Charles Grimaldi, señor de Mónaco, y estuvo gobernado por ese país hasta la Revolución Francesa en 1789. Luego en 1814 volvió a Mónaco, pero solo por un año, ya que se convirtió en un protectorado del Rey de Cerdeña en 1815 después de los Cien Días de Napoleón.

Mónaco impuso un impuesto a las exportaciones de limón que hizo que Menton y Roquebrune (también parte de Mónaco) se proclamaran “ciudades libres” durante las revoluciones de 1848. Dos años más tarde se colocaron bajo la protección del Reino de Cerdeña por un período de diez años. Finalmente, en 1860, los ciudadanos varones de Menton y Roquebrune votaron para ser anexados al condado de Niza, convirtiéndose en parte de Francia. La ciudad de Saint-Agnes también votó lo mismo. Como compensación, Napoleón III pagó 4 millones de francos al príncipe de Mónaco.

Los aristócratas británicos y rusos comenzaron a construir hoteles a fines del siglo XIX. Desde entonces, el turismo ha jugado un papel importante en la economía local. La reina Victoria lo visitó en 1882, lo que lo convirtió en un destino popular para los británicos. La pesca también fue muy importante, pero disminuyó en las décadas de 1980 y 1990 debido a la sobrepesca y la hipoxia causada por contaminantes. Las algas asiáticas descubiertas por el Museo Oceanográfico de Mónaco en 1984 (¡el año en que nací!) ayudaron a que los pastos marinos locales se recuperaran al absorber estos contaminantes.

¿Qué hacer en Menton?

Tan pronto como llegamos a Menton, vimos la playa. Muchos surfistas estaban esperando en sus tablas de surf para tomar una ola. La mayoría de las playas de la zona están llenas de guijarros. Sin embargo, hay algunas playas de arena entre Garavan Marina y el puerto viejo. Algunas tienen una tarifa de entrada y la mayoría tiene excelentes vistas del casco antiguo. Playas populares incluyen Les Sablettes y Plage du Fossan.

¡Caminar por la ciudad es imprescindible! Las villas Belle Epoque son simplemente hermosas, con colores descoloridos que van del amarillo al rosa y al naranja. Hay palmeras por todas partes. En la parte superior del casco antiguo se encuentra el cementerio del Castillo Viejo con maravillosas vistas. Aquí está la tumba de William Webb Ellis, quien inventó el rugby.

La basílica de San Miguel Arcángel fue construida en 1619 por el arquitecto genovés Lorenzo Lavagna. Este edificio barroco es visitado por más de 100,000 personas al año. Un campanario de 53 metros se destaca en el horizonte de la ciudad. También hay una Iglesia Ortodoxa Rusa (Église Russe de Menton) construida por la nobleza rusa en la década de 1890.

Menton es un gran lugar para los amantes de la comida. Debido a la influencia italiana, puedes excelentes helados. Prueba la Pichade Mentonnaise, que es una pizza sin queso con salsa de tomate y cebolla, cubierta con aceitunas y anchoas y el pan plano Socca. La Ensalada Niçoise es otra especialidad local con pimientos, cebollas, tomates, aceitunas negras y atún o anchoas.

Mirazur es el restaurante local más famoso porque tiene tres estrellas Michelin y está clasificado como el cuarto mejor restaurante del mundo. Pero hay muchos restaurantes y cafés para todos los presupuestos, así como un delicioso mercado local.

Ciudad Jardín

Esta ciudad es conocida como ciudad jardín por el microclima subtropical que disfruta la región. Se supone que es el destino de invierno más cálido de la Côte d’Azur. Otro jardín mediterráneo que puedes visitar es Domaine Du Rayol que está a casi dos horas de distancia, muy cerca de St. Tropez.

El jardín botánico Val Rahmeh fue obra de Lord Radcliffe, una vez gobernador de Malta. Pensó que el clima templado de Menton era perfecto para cultivar plantas tropicales de América del Sur y Asia. Era un fanático de las frutas tropicales, por lo que encontrará plátanos, aguacates y kiwis. El árbol de Toromiro es una de las especies más raras del jardín; originalmente endémica de la Isla de Pascua, pero ahora está extinta en estado salvaje.

El Jardin de la Serre de la Madone también está lleno de plantas raras. Fue creado por Lawrence Johnson, un botánico de Estados Unidos. Se encuentra a unos 4 kilómetros del pueblo en el Valle de Gorbio, por lo que es mejor ir en auto ya que el transporte público es poco y complicado hasta este sitio. Hay que tener en cuenta que está un poco deteriorado, a pesar de una reforma, ya que no se mantuvo durante años. Otro jardín para visitar es el jardín de la Villa Maria Serena cerca de la frontera con Italia. Esta villa fue construida por el arquitecto Charles Garnier, diseñador de la Ópera de París. Asegúrese de buscar las columnas y la escalera de caracol diseñadas por Gustave Eiffel. Se encuentra en un barrio conocido como “la petite Afrique” (pequeña África) y se supone que tiene el clima más suave de Francia.

Fuimos al Jardín de la Fontana Rosa que se conoce como el jardín de los poetas. Sin embargo, estaba cerrado y muy deteriorado. El Palais de Carnolès es otro edificio que merece la pena visitar. Este palacio fue una vez la residencia de verano de la familia Grimaldi. Ahora es el Museo de Bellas Artes de la ciudad. Su jardín está repleto de la mayor colección de cítricos de Europa.

Tierra de Cítricos

La tierra de Menton es extremadamente fértil, pero no hay cultivo más famoso que el limón. Para celebrarlo, hacen una fiesta de los cítricos cada año (desde 1928) entre febrero y marzo. Este festival tiene una duración de dos semanas, decorando la ciudad con esculturas que utilizan toneladas de frutas y metal para albergar las instalaciones artísticas. Cada fruta se coloca a mano, por lo que puedes imaginar cuánto tiempo tardan en crearse. Este festival se realiza frente al casino. Hay desfiles de día y de noche con carrozas y un jardín de luces. Los chefs también participan en este festival creando todo tipo de platos con una temática cítrica. Al final la fruta se vende a un precio muy económico.

En la ciudad puedes comprar muchas cosas hechas con limón, como aceite de oliva, galletas, jabón, vinagre y Limoncello. Herbin Confiturerie elabora mermeladas y conservas de limón y naranjas. Hacen recorridos varias veces por semana. Este oficio fue traído a Menton por la aristocracia inglesa que vacacionaba allí.

Mercado Marché des Halles

El mercado de Menton está bastante cerca de la costa y al lado del Museo Jean Cocteau. Este edificio fue construido en 1898 por el arquitecto local Adrien Rey. Es absolutamente hermoso, siguiendo el patrón de color de la región: amarillo, verde, azul y naranja. Presta atención a los detalles como flores y caras en las paredes. Hay puestos que venden todo tipo de frutas y productos en el exterior, así como mesas para que los invitados se sienten a beber vino o se deleiten con algunas de las delicatessen locales.

Evidentemente, probamos un poco de vino, pedimos una tabla de charcutería y probamos dos tipos de queso con trufa. Uno de los trabajadores del puesto hablaba algo de español y empezó a tocar música mientras comíamos, ¡estaba bastante animado! Hay más de 30 puestos que venden una amplia gama de cosas, desde comida preparada hasta productos procesados que son excelentes recuerdos, piense en mostazas y hierbas especiales de la Provenza.

Varios puestos vendían quesos de todas las regiones de Francia y ofrecían muestras. También hay panadería, productos lácteos, carnicería, productos de temporada y hierbas. Puede visitar el mercado Marché des Halles todos los días a partir de las 5 a.m. “Oficialmente” cierra a la 1 p.m., pero permanece abierto un poco más.

Museo Jean Cocteau

Una de las primeras cosas que vimos en Menton fue el famoso Museo Jean Cocteau. Este museo es bastante nuevo, ya que la decisión de crearlo se tomó en 2003. En 2007 se realizó un concurso internacional de diseño, que resultó en la selección de un diseño ‘hedonista’ creado por el arquitecto francés Rudy Ricciotti, que había realizado el ala islámica de el Louvre. Describió la fachada como “una fiera dentadura” que se puede apreciar desde lejos. Uno de los mayores patrocinadores financieros fue Pierre Bergé, pareja de Yves Saint Laurent. También puede visitar su Jardin Majorelle y el Museo Yves Saint Laurent en Marrakech.

Este museo tardó ocho años en completarse y se inauguró en enero de 2011. Fue creado para albergar la colección de Severin Wunderman de más de 1,000 obras gráficas de Jean Cocteau. Desafortunadamente, en octubre de 2018 una fuerte tormenta azotó la región de Menton. Dado que el museo está bastante cerca de la costa, sufrió inundaciones. Supuestamente, reabriría en 2019, pero aún estaba cerrado cuando fuimos en octubre de 2020. Con Covid probablemente no haya prisa por reabrir el museo.

Jean Cocteau solía frecuentar Saint-Jean-Cap-Ferrat en la Riviera francesa. En 1955, fue a un Festival de Música en Menton y se enamoró de la ciudad. Se hizo amigo del alcalde, quien le pidió que decorara el salón de bodas de la ciudad y lo nombró ciudadano honorario. Después, Jean Cocteau montó un museo con sus obras en el Bastión, un fuerte del siglo XVII junto al puerto. Este museo abrió en 1966 (tres años después de su muerte) y ahora alberga sus pinturas mientras se arregla el nuevo museo. En el Bastión puedes encontrar mosaicos de guijarros realizados por el artista.

Recursos para Viajeros

Comparto algunos de mis sitios favoritos que uso para planificar mis viajes. CheapOair es un sitio que compara precios de boletos aéreos en muchísimos sitios para presentarte las mejores opciones de vuelos y precios.

Si estás buscando hoteles recomiendo utilizar el portal de Booking que tiene las mejores ofertas. Para hostales sería Hostelworld y para apartamentos uso Airbnb. Luego debes decidir qué hacer, Get Your Guide tiene muchísimas opciones de tours. Discover Cars tiene excelentes precios en alquileres de carro. Como corredora de seguro, recomiendo comprar Seguro de Viajero con todas las incertidumbres que hay en este mundo moderno.

Mi tienda en Amazon contiene mis productos favoritos que utilizo cuando estoy viajando y cuando estoy en casa.

Puede ser que reciba una comisión si reservas en cualquiera de estos sitios. Esto no tiene costo para ti, pero me ayuda a seguir viajando y produciendo contenido. Todas las empresas son sitios que uso y puedo recomendar. No dudes en contactarme si tienes cualquiera consulta.

Talk to me